lunes, 2 de noviembre de 2015

Voto en blanco contra Scioli y Macri, dos agentes del saqueo

La división internacional del trabajo impuesta por el imperialismo, ubicó a la Argentina en el papel de productora de materia prima, negándole la posibilidad de una gran industrialización. /  Esta situación, que comenzó durante la colonización española, continúa en la actualidad a pesar del “relato” nacional y popular de Cristina, que profundizó la Recolonización Imperialista iniciada por Menem.

El caudillo riojana hizo todo lo posible para poner al país en sintonía con la ofensiva “neoliberal” para hacerles pagar la gran crisis económica de los años 80 a los trabajadores y el pueblo. /  Las enormes luchas de principios de 2000 obligaron a los dueños del mundo a cambiar a los virreyes neoliberales, como Menem, por otros “nacionales y populares”, ya que las masas echaron a patadas a los primeros.

Así aparecieron los “Socialistas del siglo XXI” y otros engendros parecidos en todo el continente, como Néstor y Cristina, que no solo mantuvieron el “modelo” de primarización de la economía, sino que lo intensificaron. /  Para eso aprovecharon el “viento de cola” de China, que gracias al aplastamiento de sus trabajadores en la masacre de Tianamen, se había convertido en una gran fábrica de productos baratos en base al trabajo esclavo de cientos de millones. (Leer todo)

Por una gran campaña por el voto en blanco para quitarle poder al próximo gobierno de los ajustadores

“En una elección difícil, donde la gran polarización que hubo deja poco espacio, pudimos convertirnos en la cuarta fuerza política a nivel nacional, hicimos la mejor elección de una fórmula presidencial de izquierda desde 1983 y agregamos una banca a los tres diputados nacionales que ya tenemos en el Congreso.” /  “Sumando ambas categorías, son más de un millón de personas que no entraron en el juego del voto útil, y son un millón de apoyos en la izquierda para resistir el ajuste que se viene, gane quien gane la segunda vuelta”, afirmó nuestro candidato a presidente, Nicolás del Caño, a modo de balance de las elecciones del domingo.

En ese mismo sentido, el diputado, Néstor Pitrola, explicó que “el FIT aumentó levemente la votación de las PASO y desplazó a la filomacrista Stolbizer”, destacó la cuarta banca obtenida en el Parlamento, que por el mecanismo de rotación será ocupada 18 meses por Néstor Pitrola (PO), 21 meses por Natalia González (PTS) y los 9 restantes por Mónica Schlotthauer (IS). /  Tanto Pitrola como Del Caño ratificaron que la posición del Frente de Izquierda y de los Trabajadores será la de “llamar a votar en blanco”. Desde CS hacemos un llamado a los compañeros y compañeras que votaron al FIT a transformar la lucha por el voto en blanco en una campaña verdaderamente activa. (Leer todo)


El triunfo de Erdogan en las elecciones turcas empuja hacia una enorme radicalización de las luchas

En las elecciones legislativas de junio, el partido oficialista de Turquía -el AKP del presidente derechista Erdogan- perdió por primera vez desde su llegada al poder, en 2002, la mayoría absoluta que tenía en la cámara. /  La razón de esto fue la excelente elección lograda por el Partido de la Democracia y el Pueblo, el izquierdista HDP, que triunfó en las regiones kurdas del sudeste y obtuvo un poco más del 13% en el conjunto del país y una bancada de 80 legisladores.

Al perder la mayoría, el AKP se vio obligado a constituir un gobierno de coalición, uniéndose con alguna de las fuerzas que ingresaron al congreso: el Partido Republicano del Pueblo (CHP), el Partido de Acción Nacionalista (MHP), de extrema derecha, o el HDP. /  Pero Erdogan boicoteó esta posibilidad e impuso el adelantamiento de nuevos comicios para este domingo 1 de noviembre. Al mismo tiempo desató una feroz represión contra las localidades kurdas del sudeste y la guerrilla de esta etnia en las montañas de Kandil en la frontera con Irak.

El objetivo de los ataques, que incluyeron allanamientos y procesos contra periodistas opositores e intervención militar en el noroeste de la frontera con Siria -Rojava-, consistió en hacer responsables de la violencia desatada al pueblo kurdo y su partido, el HDP. /  De esa manera y apelando al sentimiento “nacionalista” turco, Erdogan se propuso polarizar al electorado, restándoles los votos necesarios para recuperar la mayoría, tanto al ultraderechista MHP como al partido pro kurdo HDP. (Leer todo)