miércoles, 13 de agosto de 2014

¿Por qué las milicias que responden a Irán no combatieron junto a Hamas?

Según lo expresa el periódico iraní Tehran Times “Empresas de Austria, China, Alemania, Italia y Japón están negociando la posibilidad de invertir en distintas zonas de libre comercio propuestas por el gobierno de Irán”.  /   Los jerarcas de ese país han salido a ofrecerles a los monopolios imperialistas grandes incentivos, como 20 años de excepciones impositivas o la posibilidad de contar con todo tipo de prerrogativas a nivel aduanero. (Datos obtenidos de la Cámara de Comercio Iraní).  

Según esta misma cámara el “acontecimiento más significativo de estos últimos meses ha sido la gran afluencia de capital externo gracias al progreso de la macroeconomía y de las negociaciones nucleares con los 5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, principalmente EE.UU.”.  /   El acuerdo -que acabó con el bloqueo comercial de años- se firmó a cambio del compromiso iraní de “portarse bien”. Por esa razón Hesbollah, que responde a los designios del gobierno persa, no tiró un solo tiro en contra del ejército sionista mientras duraron los enfrentamientos en la Franja de Gaza.

Las declaraciones del comandante de la Guardia Revolucionaria del lunes 4 de agosto -varias semanas después de comenzados los ataques- son una bofetada a los mártires gazatíes: ¡El general Mohammad Ali Jafari aseguró estar listo para apoyar la resistencia palestina!  /   El mérito de las milicias palestinas es tremendo si se considera que además de luchar contra el cuarto ejército del mundo, EE.UU. y el gobierno egipcio que les cerró las fronteras, fueron boicoteadas por quienes dicen ser aliados, como el gobierno de Irán.  

El Sionismo: una larga historia contrarrevolucionaria

Los judíos no son una raza, sino descendientes de un “pueblo clase” que fue creciendo y desarrollándose en sociedades previas al capitalismo alrededor de actividades comerciales, como los fenicios y los lombardos. La religión les dio una gran cohesión social.  /   Con la llegada del capitalismo los sectores más poderosos -como Rothschild o Hirsh- se acomodaron rápidamente dentro de la burguesía imperialista, mientras que los sectores más plebeyos se incorporaron al proletariado y la pequeña burguesía baja europea y de otros países. 

Allí comenzó una pelea por el liderazgo de los sectores populares entre la izquierda revolucionaria -que les ofrecía una perspectiva socialista- y el sionismo que les proponía “huir del peligro subversivo” y las masacres perpetradas por los antisemitas, emigrando a las tierras bíblicas.  /   Según el sionismo constituían un “pueblo sin territorio” que debía marchar hacia un “territorio sin pueblo”. Inglaterra se hizo cargo ofreciéndoles la colonización de Palestina, a través de la declaración del ministro de relaciones exteriores Balfour en 1917.  

Cuando finalizó la Primera Guerra los imperialistas se repartieron las posesiones de los derrotados –alemanes, austríacos y turcos- dejando a Palestina en manos de Inglaterra, que promovió la emigración de colonos judíos para usarlos como fuerza de choque, empleados y gerentes de sus empresas.  /   Los sionistas organizaron las bandas fascistas Haganá, Stern e Irgun y la central obrera racista Histadrut para combatir a los palestinos, derrotándolos luego de la huelga general de 1936 -que duró seis meses- y un largo proceso de luchas que culminó en 1939. (Leer todo)

Fundamos Convergencia por un Partido de Trabajadores

CPT debutó en las calles apoyando la justa lucha del pueblo palestino contra los ataques del sionismo.

El sábado 12 de julio decenas de delegados y delegadas de distintas regiones del país, lugares de trabajo y de estudio -de Convergencia Socialista y la Interdistrital por un Partido de Trabajadores- decidimos fundar Convergencia por un Partido de Trabajadores.  /  De esa manera la primera conferencia del Comité de Coordinación por la Unidad de los Revolucionarios resolvió dar comienzo a la realización de una experiencia centralista democrática de un año de duración, que será balanceada en el Primer Congreso de la CPT en las vacaciones de invierno de 2015, donde evaluaremos la posibilidad de avanzar definitivamente hacia un partido totalmente unificado.   

En ese contexto y con la participación de una delegación de camaradas del MRS (Movimiento Revolucionario Socialista de Brasil) votamos la integración de las direcciones de CS y de la Interdistrital, el ingreso a la CRI -Corriente Revolucionaria Internacional con el MRS- y otras resoluciones que incluyen un documento político programático.  /  La relación entre quienes constituimos la CPT comenzó el 24 de agosto de 2012 con un acto de apoyo a los mineros sudafricanos de Marikana frente a la embajada de ese país. Dos años después esta nueva organización debutó con otra acción internacionalista, la movilización desde la Cancillería a la embajada de Israel por la ruptura de relaciones con el sionismo.  

Como trotskistas continuaremos practicando el internacionalismo proletario e intensificando nuestro vuelco hacia el movimiento obrero, porque además de ser el sujeto histórico revolucionario está en pleno ascenso y dando lugar a una combativa vanguardia que se ha puesto al frente de las luchas contra el gobierno, las patronales y la burocracia sindical.  /   ¡Hacemos un llamado a estos luchadores y luchadoras a incorporarse a nuestras filas para impulsar con audacia todas las tareas de unidad de acción que se requieren para enfrentar a los enemigos de la clase trabajadora y el pueblo y para ayudar a construir el Partido Revolucionario Obrero, Internacionalista y Socialista que reclaman las actuales circunstancias!