domingo, 12 de abril de 2015

El pacto 5+1 de Obama, el imperialismo europeo, China, Rusia e Irán... camino al fracaso

Las victorias de las milicias kurdas marcan el camino de la revolución 
La situación mundial es revolucionaria

Lo que está aconteciendo al norte de Siria -Rojava, donde el pueblo kurdo ha comenzado a construir su autogobierno, apoyándose en las milicias y las asambleas populares- es la “punta del iceberg” de un proceso revolucionario que comenzó con la “Primavera Árabe” y que continúa cruzando Medio Oriente. /  Los presidentes europeos, de EE.UU., China y Rusia sacaron la misma conclusión, razón por la cual jugaron todas sus fichas a la concreción del pacto 5+1 con Irán, con el propósito de apoyarse en el régimen iraní, el más fuerte de la región, para que los ayude a estabilizarla, garantizando el saqueo de los recursos naturales por parte de los monopolios.

Sin embargo, la situación general de la lucha de clases conspira contra este acuerdo, que ya ha provocado más problemas que soluciones. Como lo hubiese el fundador de nuestra corriente, Nahuel Moreno, el imperialismo terminó actuando como el “bombero loco”, que en vez de tirarle agua al incendio trata de apagarlo con nafta de alto octanaje. /  Las “relaciones carnales” de Obama con Irán aceleraron la división del imperialismo, cuyas principales fracciones sostienen dos políticas diferentes para enfrentar el ascenso revolucionario y la crisis de Medio Oriente. Esta ruptura en las “alturas imperiales” ha trastocado los vínculos con los antiguos aliados estratégicos de EE.UU.: Israel y Arabia Saudí. (Leer todo)

Reunión Erdogan y Rouhani... en sintonía con el pacto contrarrevolucionario de Obama e Irán

Los presidentes de Irán y Turquía dejaron de lado momentáneamente sus diferencias para ponerse en sintonía con el Pacto Contrarrevolucionario impulsado por Obama, el imperialismo europeo, China y Rusia, un acuerdo para aplastar la Revolución de Rojava y todos los procesos insurreccionales que tienen lugar en Medio Oriente.
El martes 7 de abril se realizó en el palacio Saadabad de Teherán un encuentro entre dos jefes de estado “enemigos”, el presidente de Turquía -Erdogan- y el de Irán -Rouhani-, cuyos gobiernos apoyan bandos opuestos en los conflictos más duros que están teniendo lugar en Medio Oriente. /  El gobierno turco ha jugado un papel central en el armado del Estado Islámico y de sectores del “Ejército Libre de Siria”, que combaten a las fuerzas de Bashar Al Assad, mientras que las milicias proiraníes de Hezbollah están peleando codo a codo con las fuerzas armadas de Bashar Al Assad.

Algo parecido sucede en Yemen, donde Turquía apoya a la “Coalición” de países petroleros que bombardean el territorio de ese país para derrotar un proceso insurreccional en curso y a los rebeldes chiitas -houties-, que cuentan con el apoyo del régimen de los ayatollahs iraníes. /  Más allá de que ambos presidentes se hayan referido a estos conflictos, intentando mediar o ganar terreno, la verdadera razón del encuentro entre Rouhani y Erdogan fue ponerse en sintonía con el Pacto que vienen de firmar los integrantes del Grupo 5+1 con Teherán, cuyo objetivo no es otro que el de “estabilizar” Medio Oriente para mantener los negocios de los monopolios petroleros. (Leer todo)