viernes, 2 de octubre de 2015

Fuera rusos, yankys, franceses, ISIS, Al Qaeda, Bashar y demás contrarrevolucionarios de Siria y Medio Oriente

Putin y el líder chino -Hu Jintao- sostenedores de la dictadura de Bashar Al Assad
Apenas asumió, Obama se propuso pactar con los Castro y el gobierno iraní. Su objetivo fue contar con sus servicios para frenar o bloquear el ascenso revolucionario de las masas en las regiones que influencian o controlan. /  Ese es el sentido del acuerdo “5+1” con Irán y la reapertura de las relaciones diplomáticas entre EE.UU. y Cuba, dos arreglos bendecidos por el Papa Bergoglio, quien participó activamente en la construcción de estos pactos contrarrevolucionarios.

No es casualidad que luego de haber estado el Papa en Cuba, Raúl Castro firmara con el presidente de Colombia y el representante de las FARC un convenio para la “pacificación” nacional y el desarme de la guerrilla más antigua del continente. /  Sin embargo, a la hora de su aplicación estos acuerdos se encuentran con problemas y contradicciones. Así sucede en Siria, donde la mayoría de las potencias que firmaron el 5+1 intervienen política y militarmente con tácticas diferentes que agravan el conflicto. (Leer todo)