domingo, 15 de noviembre de 2015

Cresta Roja: Plan de Lucha y solidaridad de todos los sectores para que el estado se haga cargo de mantener la empresa, los puestos de trabajo y las actuales condiciones laborales

Los trabajadores de las dos plantas de Cresta Roja y de otros sectores -como los que trabajan en el campo o cargando camiones en las granjas- reclamaron en varias oportunidades la posibilidad de reunirse con representantes del gobierno actual, la gobernadora electa o quienes podrían hacerse cargo de la presidencia: Macri y Scioli. /   ¡Ninguno les contestó, demostrando que no les importa la situación de los miles de compañeros y compañeras que podrían quedarse en la calles si cierran la empresa o se producen despidos masivos! En ese sentido, el único que les adelantó algo fue el dueño, quien prometió continuar las actividades si “echaban a cientos y rebajaban los sueldos”.

La asamblea, realizada luego de la marcha hacia Plaza de Mayo y el Obelisco, resolvió la puesta en marcha de un plan de lucha. Desde Convergencia Socialista estamos convencidos de que hay que comenzar a reclamar la única medida que garantizará la continuidad de la faena con todos/as adentro y las actuales condiciones laborales: ¡Que el estado se haga cargo! /   El estado, a través de los actuales funcionarios y con el compromiso de quienes se harán cargo del gobierno a partir del 10 de diciembre, debe estatizar Cresta Roja -como medida de “necesidad y urgencia”- de manera de mantener el trabajo de miles y para garantizar la provisión de pollos baratos para todo el pueblo, que consume este alimento como parte fundamental de su dieta.

Las organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos, sindicales, vecinales, etc. tienen que apoyar esta justa lucha, ya que si los compañeros triunfan, ganarán todos los que están peleando por la defensa de sus puestos de trabajo, salarios y conquistas. El sindicato de la alimentación, STIA, debe convocar a un Plan de Lucha de todo el gremio, que debe tomar la lucha de Cresta Roja como propia.

El canciller Timerman y el ministro De Vido junto a los principales terroristas del planeta en la reunión del G20

La bandera argentina como telón de fondo del abrazo de dos de los principales terroristas mundiales, Obama y Erdogan.
A pocas horas del atentado que se mató a más de cien franceses, el canciller argentino y uno de los principales ministros del gobierno de Cristina Kirchner -De Vido- comenzaron su participación en la reunión del G20, que tiene lugar en la localidad de Antalya, Turquía. / Ellos, como la mayoría de los altos funcionarios y presidentes que "lloraron a moco tendido" por las víctimas parisinas, no pusieron reparos para abrazarse con uno de los principales organizadores y financistas del Estado Islámico, el presidente turco Erdogan.
Este personaje siniestro, mientras recibe a los "líderes" mundiales, mantiene una tremenda ofensiva contra el pueblo kurdo, asesinando, torturando y deteniendo a cientos en Silvan, Cizre, Silopi y otras ciudades en las cuales ha sido declarado el estado de sitio. / Mientras posa para las fotos, Erdogan ordena a jueces y policías que dejen de buscar pistas que sirvan para llegar a los responsables del atentado -perpetrado por ISIS- del 10 de octubre de Ankara, que se cobró la vida de más de cien manifestantes opositores kurdos y de izquierda.
Es que si los investigadores cumplieran con sus obligaciones, llegarían a la conclusión de que una de las principales causas del ataque "suicida" fue la total y absoluta desidia de las fuerzas de seguridad del régimen, que "liberaron la zona" para permitir el libre acceso de los militantes de ISIS. / Timerman y De Vido tampoco tuvieron problemas en sentarse junto al jefe de los "fondos buitres", Obama. y los representantes del imperialismo ruso, continúan enviando aviones a Siria para defender al carnicero Bashar Al Assad, responsable del exilio de las miles de personas que abandonan Siria y buscan refugio en Europa.
No es casual que los hipócritas del gobierno "nacional y popular" de Cristina se reunan con otros hipócritas, aquellos que mientras se pelean para dominar los recursos del planeta coinciden en combatir a los trabajadores y los pueblos en lucha, de manera de defender este sistema capitalista decadente. / Los mismos que construyen monstruos como ISIS, para, después, justificar estos ataques contrarrevolucionarios...