domingo, 10 de agosto de 2014

El nuevo default, un 2001 en cámara lenta. ¡No hay que pagar un peso de la deuda...!

En diciembre de 2001 el Estado Nacional no podía pagar de ninguna manera los 120.000 millones de dólares en default. Luego de años de “recuperación económica” en junio de 2014 se vuelve a caer otro proceso de cesación de pagos, pero esta vez por solo 1500 millones. /  Mientras desde La Cámpora aplauden a Kicillof la recesión de tres trimestres consecutivos, la inflación del 40% anual y un déficit fiscal galopante constituyen las espuelas del ajuste súper estructural que Cristina pretende descargar sobre la población. 

La clave del conflicto 

La sentencia del Juez Griesa a favor de los Holdout -tenedores de Bonos que quedaron fuera del canje realizado por Néstor Kirchner y el ex ministro Lavagna- apenas el 6,3% de todos los bonistas están obligando al Estado Argentino al pago al 100% de esos papeles.  /  Por ello la cláusula RUFO -en inglés significa derechos hacia futuras ofertas- que figura en el Decreto 1735/04 se ha transformado en una Espada de Damocles sobre el plan financiero del gobierno.  

Dicha norma advierte que si el gobierno acuerda con los Holdout un pago superior al acordado con los Holdin -los tenedores de Bonos que acordaron- el 93,7 de los bonistas quedan habilitados para exigir el Pari Passu -trato de igual forma- al Estado Argentino. De cumplirse esta regla se incrementará la deuda de manera fenomenal. /  El decreto que permite semejante robo –por el cual se cerraron los acuerdos de quita de deuda de 2005 y 2010- fue redactado por Roberto Lavagna cuando era Ministro de Economía de la presidencia de “El Néstor”. (Leer todo)

El Partido Obrero y la destrucción del Estado de Israel

El Partido Obrero se ubicó como el resto de las organizaciones de izquierda en el campo de la resistencia palestina, teniendo además otro mérito: el de haber declarado su apoyo -no político sino militar- a las milicias de Hamas que lideran los enfrentamientos armados. /  Sin embargo durante todo el mes en que se produjeron los terribles ataques a la Franja de Gaza nada dijeron acerca del Estado de Israel, que junto al imperialismo es el responsable de las mil y un masacres perpetradas contra el pueblo árabe y palestino desde hace decenas de años.  

Esta falta de definición acerca de una cuestión tan significativa para el futuro de los trabajadores y los pueblos de Medio Oriente contrasta con el pensamiento de la mayoría de los palestinos, como lo refleja el propio Partido Obrero en su periódico Prensa Obrera del 31 de Julio, número 1325:  "Una reciente encuesta realizada por el Washington Institute entre 1.200 palestinos demostró que el 60 por ciento -55% en Cisjordania y 68% en Gaza- desea que sus autoridades se fijen como objetivo para los próximos cinco años "obtener la restitución de la Palestina histórica, desde el río Jordán hasta el Meditérráneo”.  

La mayoría declara que lo que no dijo el PO en ninguna de sus prensas y volantes de estos últimos días: ¡Hay que destruir al Estado de Israel! Cuando -como nunca- la naturaleza contrarrevolucionaria del Estado Sionista aparece frente a los ojos de millones, no agitar esta consigna es una verdadera capitulación.