martes, 12 de agosto de 2014

El Partido Obrero defendiendo jueces y fiscales...

En una audiencia citada por el caso del fiscal Campagnoli -investigador de la fortuna de Lázaro Baez- el diputado del PO Néstor Pitrola declaró que estaba allí para “rechazar este grotesco enjuiciamiento… no hay pruebas, no hay sustancia, es una persecución política".  /  Pitrola también dijo que “vamos a ser tenaces en defender toda persecución contra un funcionario de la Justicia que ataque la corrupción…” y que “vamos a defender tenazmente al juez federal Lijo de cualquier maniobra, que ya las hubo, para encubrir o desviar la investigación sobre el vicepresidente".  

Al finalizar sus declaraciones el legislador ratificó esta línea agregando que "Defendemos decididamente a los jueces Luis Herrero y Emilio Fernández, que no conozco personalmente, como tampoco su ideología, pero que son jueces que han fallado sistemáticamente en favor de los jubilados y hay un proceso armado para removerlos de sus cargos".  /   Para Pitrola -por lo tanto para la dirección del Partido Obrero- su rol en el parlamento es apuntalar a jueces y fiscales que estarían “impartiendo justicia y atacando la corrupción”. Para nosotros el papel de los revolucionarios dentro del parlamento burgués no es ese sino el de denunciar el carácter de clase de la justicia. (Leer todo)

Cierre de Donnelley: ¡Expropiación y Nacionalización Bajo Control Obrero ya!

Hoy, a las 6 de la mañana, los obreros de Donnelley ocupando la empresa cerrada por sus patrones.

Los empresarios de esta gráfica estadounidense decidieron cerrar la fábrica presentando un pedido de quiebra a pesar de las cuantiosas ganancias que obtuvo durante estos últimos años. /  Frente a esta situación sus trabajadores -aprovechando el dictamen de conciliación obligatoria emitido por el ministerio de trabajo bonaerense- resolvieron ocupar la fábrica, decisión que se hizo efectiva a las 6 de la mañana del día de hoy.   
 
Desde Convergencia por un Partido de Trabajadores creemos que el camino para mantener estos 400 puestos de trabajo pasa por mantener la ocupación y defenderla con piquetes obreros que impidan cualquier maniobra de la patronal o del gobierno.  /   Además sería conveniente que la comisión interna combativa de Donnelley convoque a una amplia reunión de personalidades y organizaciones para poner en marcha una gran campaña a favor de la expropiación de la planta, para que pase a funcionar en la órbita estatal y bajo el control de sus propios trabajadores.
 
¡Si triunfan los compañeros de Donnelley ganarán todos los que están peleando contra los despidos y las suspensiones provocados por el Plan de Ajuste del gobierno y las multinacionales!

La estatización bajo control obrero nada tiene que ver con la "cooperativización" de la fábrica, que si se diera no sería más que hacerles recaer sobre las espaldas obreras los costos de la crisis. Los operarios no están en condiciones de invertir los capitales que se necesitan para mantener en funcionamiento esta gran empresa; quien sí lo está es el Estado, que tiene que dejar de pagar la deuda externa y sostener a los monopolios para utilizar todos los fondos y recursos al servicio de mantener las fuentes laborales y crear otras para darle trabajo a los desocupados.