viernes, 8 de agosto de 2014

Libertad a las tres mujeres de Calilegua

En Calilegua, provincia de Jujuy, tres mujeres fueron encarceladas acusadas de homicidio agravado por el vínculo y complicidad, por haberse practicado y ayudado a realizar un aborto clandestino. /  Susana, la mujer que interrumpió su embarazo, de 37 años y madre de un niño de diez, fue denunciada junto a sus dos amigas por los médicos que la asistieron en el hospital de Libertador General San Martín, cuando llegó con una profusa hemorragia. 

Este ataque brutal contra todas las mujeres, se produce en una de las regiones más atrasadas, donde el poder político y la justicia-basados en concepciones religiosas fundamentalistas- se arrogan la potestad de decidir cual debe ser el rol de la mujer en la sociedad y a disponer lo que debe hacer con su cuerpo. /  Jujuy, transformada en un antro de corrupción e impunidad, es gobernada por una banda asociada a los negocios más aberrantes como el narcotráfico y la trata de personas. Por eso, con la misma hipocresía y la doble moral de los inquisidores de la Edad Media, quieren imponer un nuevo castigo ejemplar, a las mujeres, en nombre de Dios y la fe católica. 

Así ya lo hicieron con Romina Tejerina, condenada a 14 años de prisión, mientras a que su violador fue dejado en libertad. No es casual, entonces, que en el mes de abril, el consejo deliberante de la capital provincial- con mayoría radical- se haya arrodillado ante la Iglesia, votando una ordenanza reclamada por esa institución. /  La referida norma- firmada también por el Obispo local, declaró a San Salvador de Jujuy “Ciudad Pro Vida en defensa de los derechos de Protección a la Vida y de la Familia y en repudio de la práctica del aborto en todas sus formas”. (Leer todo)