viernes, 5 de diciembre de 2014

Por aumento de emergencia, para acabar con el impuesto a las ganancias y por la reapertura inmediata de las paritarias.

Más que nunca hace falta un Paro Nacional

Los dirigentes sindicales de varios gremios -incluso oficialistas- han salido a reclamar un bono de fin de año que “compense” la pérdida del poder adquisitivo debido a la inflación. También amenazaron con un Paro Nacional contra el impuesto a las ganancias para los salarios. /  Sin embargo, cuando el gobierno -debido a la presión- tuvo que eximir del pago de este impuesto a los aguinaldos de diciembre, estos mismos gremialistas tiraron para atrás cualquier posibilidad de parar al país, demostrando que no están dispuestos a llevar adelante ningún plan de lucha en serio.

Moyano, Barrionuevo, Michelli, Maturana, Caló, Gerardo Martínez, Yaski, Baradel y compañía no quieren pelear por un aumento de emergencia, paritarias sin techos y la defensa de los puestos de trabajo, porque más que representantes de las bases son agentes de los políticos patronales, de los que gobiernan y de los opositores. /  Ellos responden a Cristina, Massa, Scioli, Binner, Carrió y a los monopolios que están detrás de estos personajes. Por lo tanto nada bueno podemos esperar de quienes acordaron con el oficialismo y la oposición patronal un pacto para evitar conflictos y engañar al pueblo llevando todo hacia las elecciones de 2015. L

Los trabajadores y el pueblo pobre, que sufrimos las consecuencias de los planes de ajuste aplicados por los gobernantes al servicio de las grandes empresas nacionales e internacionales, debemos preparar, organizar e impulsar una Huelga General por nuestras reivindicaciones elementales, pero además para que todo cambie. /  Necesitamos un Plan de Lucha por salarios y la defensa de los puestos de trabajo y para conquistar una salida democrática, mediante la cual discutamos y resolvamos qué “modelo” de país hace falta para superar la hecatombe terminal del capitalismo, que de mantenerse nos llevará a la ruina.

La constitución prevé una salida de estas características -la Asamblea Nacional Constituyente- que significa transformar al país en una gran asamblea dentro de la cual se debaten y resuelven las políticas generales que tendrán que aplicar los gobernantes durante los próximos años. /  Allí los socialistas propondremos la ruptura total con los monopolios y oligarcas nacionales para dar paso a la construcción de una Argentina Socialista, gobernada por los únicos interesados en realizar los cambios de fondo que se requieren para superar la crisis: los trabajadores y el pueblo. 

 CONVERGENCIA SOCIALISTA