viernes, 22 de agosto de 2014

Monsanto contamina y asesina

La estadounidense Monsanto -el monopolio de semillas y agroquímicos más poderoso del mundo- acaba de obtener un triunfo estratégico  a través de la aprobación de su nueva semilla de soja transgénica, una política que va de la mano del intento de instalación de una planta en la localidad cordobesa de Malvinas Argentinas. / De concretarse, este sería el mayor establecimiento de la compañía en Latinoamérica, una multinacional que ha sido expulsada de varios países por contaminar el medio ambiente y poner en riesgo la salud humana a partir del uso de un poderoso agrotóxico conocido como glifosato.

Monsanto, que cuenta con plantas en Zárate, Pergamino y Rojas, quiere producir en Córdoba semillas de maíz transgénico para el agro combustible -como el Bioetanol- una práctica que al igual que el fracking y la megaminería contamina grandes cantidades de agua potable, y que también genera gases tóxicos que hacen crecer el efecto invernadero. /  Cientos de vecinos y organizaciones sociales, de derechos humanos, ambientalistas y de izquierda se vienen movilizando en contra de la planta y la política de Cristina y el gobernador De la Sota, quienes impulsaron e impusieron en el mes de junio la ley Ambiental Provincial, que posibilita la radicación de multinacionales como Monsanto. (Leer todo)