viernes, 11 de diciembre de 2015

Encuentros sindicales combativos y las necesidades de la clase trabajadora

Los encuentros sindicales de izquierda tienen que servir para impulsar y unificar las luchas, no pueden ser un ámbito al servicio de la autoproclamación de las corrientes, una política de neto corte electoralista.
Las próximas luchas que deberá afrontar el movimiento obrero argentino serán muy duras, ya que la finalización del “viento de cola” económico -producido por la caída de los precios de la soja- dejó a las patronales y al gobierno sin márgenes para otorgar concesiones o hacer demagogia, como sí sucedió durante las primeras épocas de Néstor y Cristina. /  Conquistar aumentos que por lo menos nivelen los índices de la inflación, mantener las conquistas o defender los puestos de trabajo serán tareas titánicas, para las cuales habrá que recurrir a los métodos más “duros” del movimiento obrero, como las huelgas largas, los piquetes, las tomas de los establecimientos, etc.

Más allá de que siempre es conveniente empujar a las conducciones burocráticas a pelear, pocas veces lo harán, porque cada vez están más dedicadas a defender los intereses patronales que los de sus representados; razón por la cual habrá que apelar a otros viejos métodos: las asambleas democráticas y la coordinación por abajo, única manera de garantizar la unidad que los burócratas boicotearán sistemáticamente. /  Un ejemplo de esto es el conflicto de Cresta Roja, donde la conducción del STIA -Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de Provincia de Buenos Aires- se ha dedicado a aislar esta lucha emblemática, negándose a unirla con la de los obreros de Bimbo o a parar al conjunto del gremio como medida elemental de solidaridad. (Leer todo)

No hay comentarios: