martes, 25 de agosto de 2015

Un futuro de durísimas confrontaciones entre de la clase trabajadora y el pueblo contra el gobierno y las patronales

Los acontecimientos de Tucumán son un presagio de lo que se vendrá, gane quien gane las próximas elecciones, ya que cualquiera de ellos -Scioli, Macri o Massa- tendrá que aplicar un durísimo ajuste, que provocará enormes luchas.
Más allá de la enorme cantidad de recursos volcados para la propaganda de los candidatos patronales, el deterioro de la economía continúa minando las expectativas de cualquier cambio favorable a través de las elecciones. /  Es que mientras millones concurrían a votar y otros sufrían las inundaciones, el gobierno autorizaba el séptimo aumento de nafta del año y preparaba el que se viene en las prepagas y los medicamentos.

Estos golpes al bolsillo, sumados a las suspensiones y “despidos hormiga” -que según el INDEC eliminaron 10.400 puestos de trabajo en el primer trimestre- y la debacle de las economías regionales, continuarán provocando el estallido de conflictos. /  Por esto, cuando alertábamos que íbamos hacia unas elecciones cruzadas por la profundización de la crisis y el ascenso obrero, no descartábamos la explosión de luchas superiores a las que se habían producido en los últimos años. (Leer todo)

No hay comentarios: