miércoles, 15 de julio de 2015

El Pacto 5+1 e Irán no beneficia a los pueblos de Medio Oriente, ya que tiene un carácter contrarrevolucionario.

Tapa Teheran Times... los burgueses iraníes eufóricos
Los yankys están enfrentando un contexto mundial de crisis, luchas e insurrecciones sin aliados capaces de traicionar eficientemente las luchas, como fueron los dirigentes de los partidos comunistas oficiales, que reventaron desde adentro infinidad de revoluciones. /  Por eso, mientras arman intervenciones militares y bandas fascistas, cerraron acuerdos con dos de las dirigencias que aún cuentan con cierto prestigio entre la vanguardia y las masas para desviar las luchas: el castrismo y los chiitas de Irán.

A los primeros los necesita para cerrar el proceso que se abrió con las autodefensas mexicanas y amenaza con extenderse por todo el continente americano, mientras que a los otros para echarle agua al incendio más grande de todos: el de Medio Oriente, que tiene a su vanguardia al pueblo kurdo. /  “Aún fresca su victoria en la reelección de 2012, el presidente Barack Obama convocó a sus principales asesores y les pidió que “pensaran en grande” sobre una agenda para su segundo mandato, incluyendo las posibilidades de conversaciones con viejos enemigos de Estados Unidos, como Irán y Cuba.” (Clarín, 21/12/14)

“Dos años más tarde, después de una diplomacia secreta y minuciosa en pistas separadas, aunque sorprendentemente similares, los esfuerzos con Teherán y La Habana están en pleno apogeo.” (Clarín, 21/12/14) /  Los iraníes, que están negociando un acuerdo nuclear con los yankys, están abriendo su economía al ingreso de capitales imperialistas, facilitándoles la instalación de “zonas francas” a través de las cuales podrán saquear los recursos sin controles e impuestos. 

EE.UU. les retribuyó estas concesiones cediéndoles la conducción, en los hechos, del gobierno de Irak, lugar en donde los generales iraníes ya están al frente de las tropas que combaten contra el Estado Islámico. / Desde CS defenderemos a Cuba, Irán y otros países coloniales de cualquier ataque militar de Estados Unidos u otros imperialismos, pero nunca en nombre de la defensa del carácter “socialista” o “antiimperialista” de estos estados y, mucho menos de sus direcciones contrarrevolucionarias. 

Mientras tanto incentivaremos la lucha por la construcción de verdaderas revoluciones que expropien a la burguesía y construyan el Socialismo en esos países, como parte de la Revolución Internacional que se necesita para terminar con esta crisis capitalista terminal. / Para comprender mejor el pacto contrarrevolucionario que acaban de firmar los grandes países imperialistas -con EE.UU. a la cabeza- y el gobierno teocrático de Irán, reproducimos una nota escrita sobre el particular en abril de este año, que tiene una gran vigencia. (Leer clickeando aquí)

No hay comentarios: