domingo, 10 de mayo de 2015

Repudiamos la agresión contra nuestra compañera Rosita Ibarra por denunciar la presencia de un represor en el hospital Evita

Rosita y Ramón Contreras. Ambos fueron delegados del Evita.
Días atrás fue internado en el Hospital Evita de Lanús el represor Roberto Cabrera, quien como integrante de la Brigada de Investigaciones de Lanús formó parte de las patotas comandadas por el genocida Miguel Etchecolatz durante la dictadura militar.

Cabrera fue condenado a 18 años de prisión en diciembre de 2012 por 19 casos de secuestros y torturas cometidos en el Centro de Detenciones Clandestinas “Puesto Vasco”, que funcionó en la sub-comisaría de Don Bosco, en Quilmes.

Este asesino es, casi con seguridad, uno de los responsables del secuestro y desaparición de la compañera psicóloga Martha Brea, quien fuera "chupada" del propio Hospital Evita cuando se desempeñaba como delegada gremial.

Rosita Ibarra -enfermera del Evita y militante de CS- salió a denunciar la presencia del genocida pegando carteles en el edificio. Por esta situación fue atacada por un comisario de la Brigada de Lanús, que le rompió varios afiches, le pidió identificarse y la acusó de “incitar a la violencia”.

Desde Convergencia Socialista hacemos un llamado a las organizaciones y personalidades que están a favor de defender las libertades democráticas, a rodear de solidaridad a nuestra compañera, exigir el retiro de Quiroga del Hospital y a repudiar la agresión perpetrada por la policía de Lanús.

Solidaridad con Rosita y todos los trabajadores del Hospital 
Que el servicio penitenciario se haga cargo de la atención del represor Cabrera



No hay comentarios: