miércoles, 18 de febrero de 2015

¡Que se vayan todos -Cristina, Macri, Massa, Carrió, Binner y compañía- por una Constituyente libre y soberana!

Los/as trotskistas no reivindicamos al agente sionista Nisman

Los/as trotskistas de Convergencia Socialista no marchamos con los fiscales y partidos de la oposición patronal porque no reivindicamos la trayectoria del personero del gobierno sionista de Israel, el fallecido fiscal Nisman.

Este personaje no es ningún “mártir”, ya que no murió sosteniendo alguna causa favorable a los desposeídos, sino enfrentando el acercamiento con Irán promovido por Obama y Cristina y cuestionado por su patrón, el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu.

Cristina abandonó “la pista iraní” y rompió con Nisman -luego de apoyarlo durante años- cuando sus amos yanquis empezaron a negociar un acuerdo nuclear y comercial con el régimen iraní, cuyos líderes les abrieron las puertas de la economía a las empresas imperialistas. 

Este pacto reaccionario provocó enfrentamientos con Israel, que salió a boicotearlo mediante provocaciones importantes, como la invasión a la Franja de Gaza o el derribo del avión de un altísimo militar iraní en territorio sirio.

Este último ataque se produjo casi en simultáneo con la presentación de las “nuevas” pruebas del fiscal Nisman, acusando a Cristina de pactar el encubrimiento de la voladura de la AMIA.

No sabemos quien o quienes fueron los ejecutores de su asesinato, pero sí que existen pistas para llegar a la verdad, y que el gobierno de Cristina nunca las investigará, ya que de hacerlo quedará envuelto en esta trama macabra.

Lo que también sabemos es que ni el gobierno, ni los yanquis, ni los iraníes, ni los partidos y fiscales que marchan a la Plaza de Mayo reivindicando a Nisman están dispuestos a investigar a fondo lo sucedido en la voladura de la AMIA.

Hay que poner en pie una Comisión Investigadora Independiente que tenga acceso a los archivos de los servicios de inteligencia, que deben ser disueltos en su totalidad para impedir que continúen atentando contra las libertades y los derechos de las mayorías.

¡Que se vayan todos, por una asamblea nacional constituyente!

La movilización de los fiscales expresa la tremenda crisis que se está desarrollando en las alturas del poder, ya que una de las instituciones fundamentales del régimen semicolonial -su justicia- está rompiendo con el gobierno nacional.

Esta situación sumada a la debacle de los partidos de la oposición patronal, abre una perspectiva más que favorable para las luchas reivindicativas y políticas de los trabajadores y el pueblo.

La extrema debilidad en que se encuentran los de arriba debe ser aprovechada para impulsar la realización de asambleas y plenarios de delegados en las fábricas y empresas en donde se vote un nuevo Paro Nacional contra el Plan de Ajuste y Saqueo del gobierno.

La huelga general debe tener continuidad y un carácter político, ya que sin medidas de fondo no habrá respuesta a las demandas elementales.

Por esa razón hay que luchar para que se vayan todos -el gobierno, la oposición trucha, los burócratas y los funcionarios antiobreros- y se ponga en pie una instancia democrática que permita votar algo más que gobernadores, presidentes e intendentes.

Hace falta una Asamblea Nacional Constituyente: un mecanismo previsto por la propia Constitución Nacional en donde el pueblo tiene la posibilidad de discutir y resolver qué “modelo” de país hace falta para salir de la crisis capitalista actual.

Allí los socialistas propondremos la aplicación de medidas revolucionarias, como el no pago de la deuda externa, la estatización de las empresas monopólicas, la banca y el comercio exterior y la reforma agraria.

Ni el gobierno, ni los partidos de la oposición patronal, ni los fiscales, ni los burócratas sindicales garantizarán una salida como esta. ¡Para que se lleve adelante en serio tenemos que echarlos a todos organizando un nuevo Argentinazo!


No hay comentarios: