viernes, 28 de noviembre de 2014

La unificación de las luchas continúa siendo fundamental

El Frente Para la Victoria, cuyos dirigentes gobiernan el país, está cruzado por una gran crisis, que se expresa en la ausencia de un candidato o candidata con autoridad suficiente como para reemplazar a Cristina en las próximas elecciones. /  Tan falto de reemplazos que nadie se animó a poner en sillón presidencial al vicepresidente durante los días que duró la convalecencia de la presidenta. Es que Amado Boudou está prácticamente liquidado y fuera de la política real debido al tendal de acusaciones que pesan sobre él.

La crisis del Kirchnerismo tiene su correlato en el proceso de fragmentación que cruza a la mayoría de los partidos patronales de la oposición, ninguno de los cuales ha sido capaz de posicionar a alguno de sus candidatos por encima de la figura de Cristina. /  ¡La ruptura escandalosa de Lilita Carrió con Binner, los radicales y Pino Solanas es una manifestación concreta de esta situación! En ese contexto la clase trabajadora no baja la guardia y continúa peleando, como lo demostraron los masivos paros de los bancarios y docentes.

La bronca producida por la pérdida del poder adquisitivo salarial obligó a los burócratas de varios gremios -petroleros, colectiveros, estatales, etc.- a amenazar con medidas de lucha si el gobierno y las patronales no otorgan bonos de fin de año o aumentos de emergencia. /  Sin embargo, a pesar de la crisis de los de arriba, el debilitamiento creciente del régimen y la combatividad obrera los próximos conflictos se desarrollarán en un contexto menos favorable para su unificación, ya que las cúpulas se han puesto de acuerdo en  no convocar al Paro Nacional para evitar los “estallidos” de fin de año. (Leer todo) 

No hay comentarios: