jueves, 14 de agosto de 2014

Por un Paro Nacional Activo contra las suspensiones, los despidos y el Plan de Ajuste del gobierno

¡3231 pesos…!  Luego del anuncio rimbombante de Cristina el haber mínimo -que cobra la inmensa mayoría de los jubilados- ascendió a la irrisoria suma de 3231 pesos. Mientras tanto los fondos que deberían utilizarse para garantizarles una jubilación digna se destinan al pago de la deuda externa y los despidos y suspensiones arrecian en todo el país.  /   ¡Es que comenzó el gran ajuste kirchnerista al servicio de continuar pagando la deuda externa y salvar de la crisis a los capitalistas! Por eso las provincias salieron a destruir hasta el presupuesto de los comedores escolares y los insumos elementales de los hospitales, que están siendo reducidos a la nada, incluso más que los propios salarios estatales.   
 
En ese contexto la bancarrota del conjunto del régimen motorizada por el pago a los usureros internacionales, la recesión y la inflación está obligando al kirchnerismo -que hacía gala de “no reprimir la protesta social”- a desplegar ostentosamente las tropas de la gendarmería y las policías para defender el plan de ajuste y definir los conflictos a favor de las patronales.  /   En medio de este cóctel explosivo el Secretario General de la CGT Hugo Moyano acaba de anunciar la realización de un paro nacional “contra el impuesto a las ganancias” (!) sin decir una sola palabra acerca de la caída a pique de los salarios, las jubilaciones miserables y los despidos y suspensiones que se multiplican.
 
 ¿Será que el flamante presidente del Club Atlético Independiente conoce más de lo que pasa en el fútbol que acerca de la realidad que están sufriendo los trabajadores que debería representar?  /   Al ridículo dirigente camionero se le ha sumado su habitual socio de la CTA, Pablo Micheli, quien pareciera no saber que la absoluta mayoría de las bases de su “central sindical” cobran sueldos tan bajos que no son alcanzados por el impuesto a las ganancias, que es el motivo de la acción de lucha.
 
Hay que pelear contra este gravamen -que destruye el poder adquisitivo de miles de compañeros y compañeras- pero sin esquivar los gravísimos problemas que atormentan a la mayoría de la clase obrera que gana salarios de hambre y está siendo golpeada por el flagelo de la desocupación.  /   Los “muchachos de la CGT” están más preocupados en posicionar a Massa para la carrera presidencial que en organizar un verdadero un Plan de Lucha para derrotar el ajuste. Tampoco quieren que el activismo combativo les vuelva a copar la banca -con piquetes y movilizaciones- como en el anterior paro nacional.  
 
Sin embargo el paro puede convertirse en otra cosa si los luchadores y las luchadoras lo toman en sus manos, lo impulsan y lo transforman en una Huelga Activa con un programa distinto del que levantan la CGT y el CTA.  /   Desde las fábricas, empresas, escuelas y oficinas deben promover la realización de asambleas y plenarios de delegados que voten el Paro Activo -con movilizaciones y piquetes- por la reapertura de las paritarias, un aumento de emergencia para todos los trabajadores y la defensa de los puestos de trabajo amenazados por la recesión.   
 
Este programa debería incluir la exigencia de dejar de pagar la deuda externa y que esos fondos sean utilizados para abonar un salario igual a la canasta familiar, el 82% móvil para todos los jubilados y el financiamiento de la educación y la salud pública.  /    Los militantes y dirigentes sindicales del Frente de Izquierda, el Encuentro Sindical Combativo y la Coordinadora Sindical del Partido Obrero deberían ponerse al frente de esta perspectiva coordinando acciones en todo el país.

No hay comentarios: